sábado, 1 de octubre de 2016

ORIGEN Y MANTENIMIENTO DE LA AGORAFOBIA

Origen y mantenimiento de la agorafobia
Lic Mónica Arcas
La agorafobia es uno de los modos en que se manifiesta la ansiedad que consiste en el miedo a diversas situaciones cuya evitación es difícil, y que la persona la vivencia como una en donde no puede recibir ayuda inmediata en el caso de tener un ataque de pánico. La agorafobia puede cursar con ataques de pánico que es un cuadro clínico caracterizado por aumento de la frecuencia cardiaca, temblores, tensión, sensación de desmayo o desfallecimiento, sensación de ahogo, dolor torácico, elevación de la presión sanguínea y principalmente la ideación que está próximo a la muerte de acuerdo a la prevalencia sintomática o de volverse loco si la sintomatología es de despersonalización.
Muchas personas han adquirido AGF a partir de experiencias traumáticas que han padecido en forma directa como ser en accidentes, asaltos, desmayos, donde la persona no ha tenido opción de control, fue súbito, inesperado y vivido con profundo horror, de allí lo traumático que ese suceso instauro en el psiquismo de la persona.
Pero también existe la posibilidad de adquirir agorafobia (agf)  por observación de modelos agorafóbicos, existe en estos casos una transmisión de información dentro de un psiquismo que se presenta vulnerable. Las situaciones más frecuentes conducen a la persona a una conducta restrictiva y evitativa aumentando la creencia de la peligrosidad de la exposición va generando un círculo vicioso, entre ellas encuentran alejarse de un lugar al que consideran seguro, en la medida de la exposición aumenta la sintomatología ansiosa, pero esta debe ser controlada con técnicas especificas y reestructuración cognitiva, así  como también la situación de quedarse solo en un lugar, aunque sea esta su propia casa, el no estar con alguien a quien considera una compañía segura activa la ansiedad en el agorafobicas.
Es importante hacer psicoeducacion con el paciente agorafobicas, ir diseñando en el tratamiento exposiciones personales de menor a mayor grado de ansiedad, es decir se planifica exposiciones donde el sujeto debe salir de su zona de confort (en realidad podría pensarse como disconfort ya que lo limita en su quehacer diario) e ir saliendo hacia lugares en donde él considera que le es difícil manejarse (viajes en colectivo, tren, desplazarse dentro del barrio, recorrer zonas más alejadas, ir a supermercados en horas pico, a shoppings, etc) con un registro especifico en donde la persona pueda registrar no solo el nivel de ansiedad que tuvo antes, durante y después de la exposición, sino también que pensamiento anticipatorios aparecieron en su mente, con que conducta se manejo, si pudo implementar las técnicas apropiadas para la exposición, para luego trabajar estas disfunciones con el terapeuta.
La Técnica de Desensibilizacion Gradual Sistémica es una de las más adecuadas para el levantamiento sintomático de las limitaciones agorafobicas, y permite no solo la reestructuración cognitiva, sino también poder abordar una vez superado estos inconvenientes problemáticas que subyacen a los mismos.

En los casos en que la agorafobia este acompañada de otros trastornos de ansiedad (comorbilidad) por ejemplo con ansiedad social y/o conflictos interpersonales habrá que tratar concurrentemente ambos casos, pero poniendo hincapié en la resolución de las limitaciones fóbicas más pronunciadas que presenta, gradualmente a fin de que el sujeto pueda ganar confianza en sí mismo con pequeños logros paulatinos. Hay dos problemáticas que presentarse en el cuadro de agf uno de ellas es la depresión, y el abuso de sustancias (alcohol, psicofármacos), cuando la depresión es secundaria, se procede primeramente al levantamiento sintomático de las inhibiciones fóbicas y es común observar que la depresión reactiva a la agorafobia en la medida que mejora esta ultima también disminuye los niveles de depresión. Ahora bien si la depresión se presenta de otras fuentes (dificultades de pareja, autoevaluación negativa de sí mismo) debe tratarse por separado. Cuando la depresión es alta, es un obstáculo en el tratamiento ya que reduce la posibilidad de afrontamientos, la cooperación del paciente, es por ello que es prioritario poner el acento en el tratamiento cognitivo conductual de la depresión a fin de posibilitar el mejoramiento anímico del paciente que podrá en segunda instancia una vez compensado trabajar con su agorafobia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario