lunes, 9 de enero de 2017

CREENCIAS ADICTIVAS VS CREENCIAS DE CONTROL EN LAS ADICCIONES


Cómo se definen las creencias?

Son un sistema de estructuras conformadas por pensamientos rígidos y que se mantienen a lo largo del tiempo, se  van construyendo a partir de experiencias y se alimentan de procesamiento de pensamientos, sentimientos y conductas que la persona desarrolla. Por ejemplo en la depresión la persona piensa, siente y actúa de una manera muy particular, no tiene una visión de futuro, su abatimiento y estado melancólico le hace procesar como que no tiene salida, que su entorno tampoco es lo suficiente para motivarlo y se autopercibe como ineficaz sin sentido. Creencias como jamás saldré de esta situación, no soy importante para los demás, me siento un estorbo para mi familia son algunas de las creencias disfuncionales que presenta la persona con síndrome depresivo.
 Lo mismo sucede con la persona adicta, especialmente cuando está presente una abstinencia y comienza a rondar en la cabeza la idea de consumo (craving).
Beck plantea tres tipos de creencias en las adicciones:
1.     Creencias anticipadoras
2.     Creencias relacionadas con el alivio
3.     Creencias permisivas
Las creencias anticipatorias son aquellos en donde el adicto sostiene un pensamiento anterior a la ingesta está anticipando un estado hedónico que vivirá. Por ejemplo iré al tal recital y allí podre tomar con amigos cocaína.
Las relacionadas con el alivio suponen que a través del consumo podrá la persona soportar alguna presión que de momento le es insoportable. Por ejemplo no tolero más la presión de este trabajo pero no puedo renunciar, si me coloco seguro que descomprimiré mi cabeza por un rato.
Las creencias de tipo permisivas niegan las consecuencias reales de la ingesta y están muy ligadas a la falsa idea del control de las mismas, suponen no tener problemas con el consumo porque aquellos que lo tienen son débiles frente a las drogas. Implica una racionalización que hace el adicto frente a la droga, donde se autopercibe con control frente a las mismas. Pero es importante saber que la relación droga-sujeto no es una relación controlable, el sujeto adicto muchas veces se piensa como aquel que puede dominar las drogas, cuando en realidad esta relación amo-esclavo el dominio lo tiene la sustancia en el cerebro que lo dirige al sujeto adicto.
Hay que examinar en el tratamiento las creencias adictivas que presenta el paciente. Las creencias adictivas son construcciones subjetivas en donde el significado de las mismas está relacionado con el conflicto del sujeto.
Consume para olvidarse del problema que está teniendo.
Consume y evita el dolor psíquico de alguna dependencia afectiva que tiene.
Consume porque se considera con dominio sobre ellas.
Es importante destacar que en el tratamiento cognitivo hay que dilucidar el sentido personal que le adjudica el paciente al consumo, muchas de las veces no midiendo las consecuencias tanto para él como para su entorno de las dificultades que repercuten en varias áreas, sean las afectivas, sociales y laborales, asi como pueden llegar a llevar al sujeto a la transgresión de la ley (robo para consumo,  prostitución para el financiamiento de las mismas, o entrar en el mundo peligroso de la comercialización).
Las creencias adictivas se van desarrollando paulatinamente, y suelen ser de difícil manejo para el cambio por varias causas, en primer lugar es un trabajo arduo tanto para el paciente como para el terapeuta manejar el cambio de una idea rígida y hedónica como es el consumo y que pueda reestructurarla fácilmente pues el paciente por más voluntad que tenga siempre está luchando con el craving. La resistencia que ofrece es alta, solo tratando de trabajar sus sistema de creencias y refutarlas a través de un método socrático en donde se ponga a prueba todo el sostenimiento que tenga sobre el uso y la validación de esas creencias como una de las más valiosas herramientas de reestructuración del pensamiento, para ello tambien hay que trabajar terapéuticamente en poner el acento en las creencias de control de las adicciones. Las personas consumen por muchas causas pero hay un punto que es común en casi todos que es que consideran que la ingesta de drogas les proporciona más ventajas que desventajas y es de allí que se producen las distorsiones del pensamiento ya que no pueden discernir coherentemente los costos que ella acarrea. Trabajando cognitivamente en los puntos de desventajas reales y las consecuencias que trae aparejado, tomando conciencia de las mismas desde un punto de vista no moralista sino racional, es posible el cambio, ya que desanudando las creencias básicas adictivas se puede lograr un mejor manejo de las situaciones vitales, ya que estas creencias patológicas son el mejor predictor de la intensidad del craving y por ende de las recaídas.
Lic. Monica Arcas –  consultas 4798-9030 arcasweb@gmail.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario