lunes, 15 de enero de 2018


TRASTORNOS DE PERSONALIDAD, CASOS RESISTENTES AL TRATAMIENTO



En la práctica clínica son abordados reiteradamente con intervenciones farmacológicas y terapéuticas diversos trastornos de la personalidad que cursan con comorbilidad con trastornos del ánimo, lo cual lo hacen resistentes y crónicos a un tratamiento psicoterapéutico.

Al ser cuadros donde se encuentran cristalizados determinadas creencias y comportamientos disfuncionales, éstos se agravan cuando están asociados a estados de depresión que muchas veces aparecen en forma encubierta, por ejemplo es común la asociación de depresión y trastorno límite de la personalidad muchas veces en esta comorbilidad no responden igual al tratamiento antidepresivo, se retrasa muchas veces la remisión del cuadro precipitando a una recaída. Es por eso que es indispensable abordar conjuntamente  el estado de humor (depresión) y el de personalidad.

Desde el punto de vista cognitivo los estados depresivos son alteraciones del pensamiento y del contenido de los mismos ya que reúne ideas negativas respecto al self, el entorno del sujeto y la perspectiva de futuro del mismo. Se infieren patrones de pensamiento mas estables que filtran para el sujeto el impacto de los acontecimientos y logran aflorar actitudes o creencias tácitas disfuncionales que se deben procesar y modificar a través de la reestructuración cognitiva, logrando la estabilización emocional del cuadro depresivo. Existen una elevada asociación entre las actitudes disfuncionales y la gravedad de la sintomatología, hay herramientas como la Escala de Actitudes Disfuncionales que prueban esta relación entre las dos variables.

En las personas que presentan un trastorno de la personalidad existen una gran variedad de actitudes disfuncionales, incluso sin la presencia de alteración del estado de ánimo, simplemente porque cada uno de los trastornos de personalidad que están en los diversos clúster (A-B-C) presentan singularidades de percepción de las creencias y conductas que estas generan, es por ello que el terapeuta debe insistir en ampliar el discurso del paciente a través de interrogatorio socrático para ir detectando las diversas actitudes disfuncionales que presenta el paciente en su realidad cotidiana.

Las actitudes disfuncionales recabadas a través del proceso terapéutico pueden explicar como un trastorno de personalidad tiene peor pronostico al presentar una comorbilidad depresiva ya que se correlacionan con la impulsividad, los déficit de habilidades sociales, bajos niveles de autoestima, fallas graves del comportamiento asertivo y baja autoeficacia percibiendo el sujeto una incompetencia personal ante las situaciones que atraviesa su historia vital y reaccionando con un esquema auto perceptivo disfuncional que eclosiona en situaciones vitales y muchas veces precipita el abandono del tratamiento, estos esquemas negativos son reiterativos a lo largo de su vida perpetuando esta dinámica, son los denominados esquemas maldaptativos tempranos señalados por el Dr.J.Young donde el sujeto ha vivido en su niñez modos inusuales de vinculación y estos esquemas son trasladados en la adultez, esta dinámica perpetua la perturbación sintomatológica, un esquema subyacente inadaptativo que se inicio en la infancia y trasladado en la vida adulta ejerce un papel disfuncional de forma automática y repetitiva en la vida adulta que ejerce resistencia en el tratamiento.

Modificar a través de intervenir con la reestructuración las actitudes disfuncionales que presenta el paciente mejora no solo los estados depresivos sino que favorecen a mejorar conductas de impulsividad, autoestima, habilidades sociales y autoeficacia. Los trastornos graves de la personalidad coexisten con otros trastornos graves mentales, como ser la patología dual asociados a bipolaridad y adicciones. Estas asociaciones agravan el cuadro y explican la recurrencia de los demás trastornos cronificando la psicopatología.

Lic.Mónica Arcas  - Psicóloga Clinica- TCC – Consultorio: Albarellos 2160 – Martínez – 4798-9030.







martes, 9 de enero de 2018

TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO: CARACTERISTICAS ETIOLOGIA Y TRATAMIENTO


El trastorno Obsesivo compulsivo es una patología que pertenecía a los trastornos de ansiedad, hoy el DSM 5 lo ha designado en forma independiente de los mismos junto con los trastornos de la impulsividad, si bien la ansiedad es un síntoma muy persistente en este cuadro.

Se caracteriza no solo por síntomas de ansiedad y duda patológica sino por la insistencia de pensamientos intrusivos que se repiten en la conciencia del paciente e interfiere en sus acciones. Afecta a un 2% de la población en ambos sexos con predominancia del masculino.

Las obsesiones son pensamientos, imágenes e impulsos que se manifiestan repetitivamente, no se presentan como volitivos a la conciencia sino que son intrusivos y persistentes, vividos por la persona como repugnantes contrarios al yo, muchas veces ridículos o sin sentido.

A fin de controlar estas obsesiones que generan una duda patológica y un aumento de la ansiedad difícil de controlar, la persona trata de “neutralizar” los mismos a través de compulsiones que son conductas repetitivas (rituales) que se presentan como acciones, palabras que se realizan de manera estereotipadas y que le genera al paciente la sensación temporaria de manejo de las obsesiones, cierto alivio en cuanto a la disminución de la ansiedad, pero de ningún modo es la forma correcta de mejorar las obsesiones, por lo contrario es la forma de mantener un círculo vicioso entre obsesiones y compulsiones.

En cuanto la etiología si bien es de origen neurobiológico, ya que hay una alteración de la serotonina (neurotransmisor) siempre hay que indagar en la psicología profunda del paciente, en primer lugar desde el marco cognitivo conductual para la eliminación de conductas obsesivas, y en segundo término ver causas psicológicas y familiares que están en conflicto.

Dentro del Trastorno Obsesivo compulsivo hay ocho tipos diferentes de presentación:

·        Grupo de Lavadores y limpiadores: están relacionados con la idea de la contaminación a través de determinados objetos y/o situaciones, que perciben como peligrosos que pueden llevar al paciente a una situación de contaminación y/o enfermedad.

·        Grupo de Verificadores: Son aquellos que verifican repetitivamente acciones como ser control de puertas, llaves de gas, luz etc.

·        Repetidores: Son aquellas personas que repiten varias veces una acción por ejemplo re leer, re escribir

·        Ordenadores: Son esas personas que disponen de las cosas de una manera determinada y rígida, muchas de las veces colocándolas de forma simétrica, altamente ordenada y se angustian cuando ese orden es alterado por otros.

·        Acumuladores: Colecciones objetos muchas de las veces insignificantes pero no pueden desprenderse de ellos por si lo pueden llegar a necesitar esa es la excusa que tienen para no tirarlos. Hay que distinguirlo del Hoarding y del Sindrome de Diógenes que son patologías psiquiátricas más graves.

·        Obsesivos sexuales: Son aquellos que tienen pensamientos sexuales recurrentes, incluso pensamientos de tipo pedofilico, y es muy común la aversión a la homosexualidad, tienen mucho miedo a ser homosexuales.

·        Ritualizadores mentales: Suelen apelar a imágenes o pensamientos repetitivos con el fin de neutralizar la ansiedad que les provoca las obsesiones, muchas veces los rituales son oraciones o palabras religiosas que se expresan de manera continúa y descontrolada, ocupando parte del tiempo y dilatando las acciones cotidianas.

·        Atormentados puros: Son aquellos que constantemente tienen ideas negativas sobre determinados hechos, que los angustia en demasía y perturban significativamente su vida cotidiana.

El Trastorno Obsesivo compulsivo se presenta en la niñez por lo general dentro del periodo de latencia (7 a 10 años), por lo general tardan en llegar al tratamiento. Estudios validados han descripto que entre el inicio de la enfermedad y su tratamiento hay un promedio de 14 años de prolongación de la enfermedad, muchas veces el paciente de TOC es percibido dentro del circuito familiar como un niño quisquilloso pero prolijo, pero a medida que las obsesiones se instalan y las compulsiones se reproducen aumentan notablemente y lleva al paciente a la repetición y el tiempo que eso conlleva ya la situación familiar se torna incontrolable

La psicoterapia tradicional, incluido el psicoanálisis no es eficaz para el TOC, estudios en todo el mundo han comprobado que la Terapia cognitiva conductual es la más eficaz para el manejo del cuadro.

Una de sus Técnicas  (prevension de respuesta) ha sido considerada la más apropiada, pero debe realizarse con la ayuda terapéutica, pues las obsesiones deben ser tratadas de menor a mayor intensidad y de una manera adecuada, previo trabajo de imaginería y poder en terapia dilucidar las creencias disfunciones que se presentan a los efectos de realizar la reestructuración cognitiva.

Hay periodos de remisión sintomática, pero tambien hay periodos de reactivación de TOC especialmente en el embarazo, muchos de los casos se despiertan durante los primeros meses de embarazo, y como no se medica es importante que tengan una fuerte contención terapéutica.
Siempre hay que trabajar con estos pacientes posibles situaciones que les provoca estrés que no saben manejar, además de saber que otras comorbilidades presentan cada caso, porque el TOC es muy difícil que se presente en forma pura por lo general está asociado a otros trastornos de ansiedad (Pánico, fobia social, generalizada) a trastornos del humor (depresiones, distimia) o de personalidad (personalidad de tipo limítrofe). Es por eso que requiere una exhaustiva evaluación de un profesional que está especializado en el tema, no solo para trabajar el foco sino las comorbilidades que presenta ese paciente.


Lic. Monica Arcas – Psicóloga Clínica – 4798-9030 – Albarellos 2160 Martínez




DISTORSIONES COGNITIVAS EN LOS PROCSOS ANSIOSOS




Distorsiones cognitivas relacionadas con los trastornos ansiosos:

Es muy común escuchar en la clínica los diversos pensamientos que se cristalizan en la persona, para ello hay que detectarlos y proceder a la reestructuración de ese pensamiento rígido por uno mas adecuado y realista ejemplos:
ü Miedo a que el trastorno de ansiedad lo lleve a una situación grave de deterioro de su vida personal.
ü Miedo a sentir miedo
ü Miedo a expresar a otros su problema y ser rechazado.
ü Miedo a perder el control de las situaciones y tambien dentro del contexto terapéutico.
El trastorno de ansiedad es una disfunción temporal que debe ser tratado por el especialista a los fines de dilucidar que situaciones vitales lo mantienen con una ansiedad patológica, los cambios dentro del tratameinto son eficaces, pero no lineales, quiere decir que muchas veces hay retrocesos que en lugar de verlos negativamente nos esta advirtiendo de problematicas que aun debemos trabajar.
El miedo es una emoción humana desarrollada eficazmente para la supervivencia,, dentro de todos los mamíferos existe el miedo que nos preserva, pero no tenemos que dejar que paralice. Cuando una persona con ansiedad comienza a sentir los síntomas particulares de malestat ansioso debe poner en acción las técnicas de manejo de la ansiedad.
No hay que etiquetarse en una patología, los seres humanos pasamos en cualquier momento de nuestras vidas por procesos ansiosos, expresar el malestar ante la familia o amigos es bueno no solo para que comprendan lo que esta pasando sino para no sentirse como único en este problema que es muy frecuente.
Los pacientes ansiosos “sienten” que pueden perder el control, pero por lo contrario no lo realizan, hay areas de vulnerabilidad en los trastornos ansiosos que son  control- descontrol y dependencia vs independencia, estos dos aspectos deben ser trabajados en terapia.



LA CICLOTIMIA

Se denomina ciclotimia a un particular estado del ánimo que guarda ciertas similitudes con el Trastorno Bipolar (Trastorno Maníaco depresivo), pero su presentación en la clínica es menos virulenta en cuanto a la intensidad de los síntomas, aunque su permanencia tiende a la cronicidad. En los estados bipolares las personas presentan ciclos de cambios bruscos de humor, con predominio de estado depresivo y episodio maníaco, o intermitentes depresión-manía o depresión intervalo lúcido y estado de manía. En cambio en la ciclotimia si bien hay cambios anímicos son más suaves que en el TB.

Las personas ciclotímicas se encuentran en sus momentos más bajos con síntomas muy similares a la depresión leve, se manifiestan en el cambio de ánimo de la tristeza a la euforia, pero esta no llega a tener los niveles que aparecen en los estados maniacos, por eso se clasifican como estados hipomaniacos.

Los estados ciclotímicos afectan a ambos sexos y se encuentran entre el 0,4% a 1% de la población, pero hay más frecuencia de mujeres, ya que son estas las que piden tratamiento más temprano, el hombre esconde mas sus estados depresivos, muchas de las veces con abuso de sustancias especialmente alcohol. Su primera aparición es en la adolescencia, y muchas veces no se evalúa correctamente ya que los adolescentes se caracterizan por tener cambios bruscos de sus estados anímicos, pero hay que observar que muchos adolescentes que padecen Trastorno de déficit de atención, abuso de sustancias psicoactivas y trastornos en el ciclo del sueño pueden ser el pródromo para desarrollar trastorno ciclotímico. Además que padecer ciclotimia puede aumentar la posibilidad de desarrollo de trastorno bipolar (se estima que la probabilidad gira entre un 15 al 50%)

Sintomatología
Las personas pueden presentar varios períodos con síntomas de hipomanía que no cumplen los criterios diagnósticos de episodio único de hipomanía y varios periodos de depresión, que no cumplen tampoco criterios para episodio depresivo mayor, el periodo que se toma es de dos años y un año para niños y adolescentes.
Dentro de esos dos años, los síntomas de hipomanía y depresión deben presentarse por lo menos en la mitad del tiempo.
Se descartan que los síntomas depresivos e hipomaniacos no devienen de la toma de medicamentos, abuso de sustancias u otras condiciones médicas.
Estos síntomas producen deterioro en la vida personal, social- laboral en el padeciente, por lo tanto constituye en problema en salud, por los gastos y las licencias que esta patología produce.

En la fase depresiva la persona suele manifestar:
·      sentimientos de vacío, tristeza y desesperanza
·      Trastornos en el ciclo del sueño alteraciones del mismo, que incluye hipersomnia o su contrario insomnio
·      Irritabilidad, estados de cólera.
·      Fatiga  y cansancio.
·      Trastornos de la memoria, atención y concentración
·      Labilidad, tendencia al llanto, muchas veces sin un motivo que pueda expresar.
·      Alteraciones en el apetito que van del aumento de la ingesta hasta la falta de apetito
·      Pensamientos de muerte y suicidio a nivel de fantasias
·      Fallas neurocognitivas, en la resolución de problemas, la planificación, la organización
·      Tendencia al aislamiento.
·      Pensamiento pesimista respecto a si mismo, al entorno y al futuro.
·      Baja autoestima.
·      Desmotivación, falta de placer en los pasatiempos.
·      Falta de interés vital
·      Trastorno en la sexualidad falta de libido.
En la fase de hipomanía:
·      Euforia que se manifiesta por una sensación exagerada de bienestar
·      Aumento de su autoestima
·      Visión optimista de las cosas.
·      Aceleración del curso del pensamiento
·      Adopción de conductas de riesgo con ausencia de juicio claro
·      Irritabilidad y agitación
·      Menor necesidad de dormir, el sujeto se encuentra más up.
·      Tendencia a la dispersión, por lo tanto tiene mayor dificultad en la concentración
·      Excesiva actividad física
·      Mayor distracción
·      Estado de hiperactividad, le cuesta quedarse quieto, tendencia al movimiento
·      Inestabilidad emocional, muchas veces con reacción exagerada a los acontecimientos.
·      Impulsividad
·      Tendencia a conductas y/o deportes de riesgo
·      Mayor riesgo de ludopatía

Hay predisposición genética en estos cuadros, hay que investigar en la historia familiar bipolaridad en parientes de primer grado, depresión mayor. Los elementos traumáticos tambien son un factor de desarrollo del cuadro especialmente antecedente de abuso sexual, abuso físico y/o psíquico, experiencias traumáticas y exposición prolongada al estrés.
Desde el punto de vista del tratamiento, estos cuadros deben ser bien evaluados por el profesional y tratados con farmacoterapia y psicoterapia. Son pacientes crónicos, de deben tratar en las diferentes fases las diferentes cogniciones que presentan y proceder a la reestructuración cognitiva, mejorar los déficit de asertividad, las habilidades sociales y el manejo de emociones disfuncionales, asi como la higiene del sueño y la organización y planificación de tareas de forma regulatoria.

Lic Monica Arcas – Psicóloga Cognitiva Conductual – Albarellos 2160 Martínez 4798-9030






LOS TRASTORNOS DE PERSONALIDAD Y SU RELACION CON LAS ADICCIONES

Los trastornos de personalidad se definen como todos aquellos comportamientos, procesamientos mentales que se caracterizan por ser rígidos, desadaptativos y que generan un deterioro funcional a nivel del pensamiento, esfera afectiva, motivacional y que se desvían de la media poblacional. Existen clasificaciones de estos trastornos la más usada es la que proviene de dividirlas en tres clúster:

1.  Clúster A ( más cercano al espectro de las esquizofrenias)
  Trastorno esquizoide de personalidad ( caracterizado por una indiferencia a las relaciones interpersonales y restricción emocional con tendencia al aislamiento)
  Trastorno esquizotipicos de la personalidad (caracterizado por déficit de las relaciones interpersonales, presenta ideas de referencia con predominio de pensamiento mágico)
  Trastorno paranoide de la personalidad (caracterizado por una tendencia generalizada e injustificada a interpretar acciones de terceros como amenazantes y conspirativas)

2.   Clúster B ( más cercano a las conductas mas impulsivas)
 Trastorno Histriónico de la personalidad ( caracterizado por comportamientos centrados en la búsqueda de atención, emocionalidad excesiva tendencia a seducción)
 Trastorno Narcisista de la personalidad (caracterizado por pauta generalizada de grandiosidad, egocentrismo, falta de empatía e hipersensibilidad a la evaluación de terceros)
 Trastorno Borderline de la personalidad (caracterizado por la inestabilidad del estado anímico, relaciones interpersonales caóticas e impulsividad)
 Trastorno antisocial de la personalidad (caracterizado por trastornos de conducta irresponsable, agresiva, transgresora de la ley, impulsivos y crueles)

3.  Clúster C ( más cercano a conductas neuróticas)
  Trastorno evitativa de la personalidad (caracterizado por el miedo a la evaluación negativa de terceros, evitación de las actividades sociales y exageración de los peligros)
  Trastorno dependiente de la personalidad (caracterizado por conductas sumisas y dependientes con imposibilidad de tomas sus propias decisiones e iniciar proyectos)
  Trastorno obsesivo de la personalidad (caracterizado por conductas inflexibles y perfeccionistas, indecisión y restricción de los afectos, excesivamente éticos)

Como el Clúster B es más propenso a la manifestación de conductas impulsivas, especialmente los trastornos limítrofes de personalidad y los antisociales, estos cuadros psicopatológicos cursan muchas veces en comorbilidad con consumo de sustancias.

El consumo dependiente de sustancias genera en la persona alteraciones no solo en su conducta, sino a nivel fisiológico y cognitivo, altera su pensamiento y lo obliga a comenzar un circuito adictivo aunque sepa que este le trae serias consecuencias no solo en lo familiar sino en lo social laboral. La necesidad compulsiva de consumir estupefacientes (craving) lo lleva a tener más tolerancia y no poder abstenerse del mismo.
Los trastornos de la personalidad y la comorbilidad asociada, entre ellas el consumo de sustancias que es muy frecuente. Uno de los principales puntos de esta investigación ha sido la búsqueda de una tipología adictiva en la personalidad de los pacientes. En la actualidad no se puede hablar de una personalidad adictiva, centrándose la investigación en la relación de la adicción, en general, con los T.P. específicos definidos de forma categorial.
El término comorbilidad, cada vez más frecuente, describe a un tipo de pacientes que presentan varios diagnósticos psiquiátricos conjuntamente. Es común la asociación de un tipo de personalidad borderline con abuso de sustancias, igual que los trastornos bipolares, y extremadamente frecuente los trastornos antisociales con consumo de sustancias ilegales (cocaína, Paco etc junto con abuso de alcohol y benzodiacepinas. 
El trastorno de personalidad con más frecuencia asociado al consumo de drogas es el antisocial de personalidad, son pacientes de difícil tratamiento psicoterapéutico, mayormente se encuentra dentro de la población carcelaria, por lo general se trata de población joven, provenientes de hogares disfuncionales sin lazos sociales estables ni de contención.
Los pacientes con personalidad de tipo borderline incursionan en un alto porcentaje en el consumo de drogas legales (tabaquismo crónico) e ilegales, debido a su impulsividad son propensos al policonsumo con el riesgo que ello conlleva. Hay que trabajar tanto en el tratamiento de su adicción como en la modificación emocional que tiene este cuadro, son pacientes de difícil tratamiento y constituye un gran desafío para el profesional.

Lic.Monica Arcas – Psicologa Clínica – 4798-9030


.









.






.
.



TRATAMIENTO DEL INSOMNIO



El insomnio constituye una alteración del funcionamiento del trabajo del sueño, es la dificultad de conciliar (Insomnio de conciliación) de mantener ya que suele haber irrupciones del mismo (Insomnio intermedio) o de la alteración de despertar temprano y la sensación de no haber tenido un sueño reparador para iniciar las demandas de las tareas cotidianas afectando la calidad de vida de las personas, No existe un criterio de sueño normal ya que es variable en distintas poblaciones, pero hay factores de riesgo de padecer el insomnio como ser la edad (las personas mayores por lo general tienden a dormir mucho menos horas), las mujeres especialmente luego de la menopausia, o cuando tienen hijos pequeños a quien atender, todas aquellas personas que padecen síndromes depresivos y ansiosos y personas que están atravesando conflictos diversos sean económicos, laborales, de pareja, o de amenaza de salud. El insomnio es una alteración que genera en su cronicidad alteraciones del humor, irritabilidad, precipita alteraciones en la memoria y deterioro de funciones cognitivas, impactando de esta forma en el empobrecimiento de la salud.
Se puede clasificar el insomnio como primario o secundario es decir asociado con una patología determinada (comorbilidad)
·     Insomnio primario: Se considera Insomnio primario cuando aparece la dificultad de conciliar el sueño sin tener ninguna causa aparente que pueda indicar un elemento determinante para esta alteración.

·     Insomnio secundario Se considera Insomnio secundario cuando existen causas que modifican la estructura del sueño, sea por ingesta de alcohol y/o drogas, trastornos psiquiátricos fundamentalmente estados depresivos, maniacos o de ansiedad, o la presencia de enfermedades médicas.

El tratamiento del insomnio puede abordarse de manera natural sin la intervención de medicación farmacológica (benzodiacepinas o hipnóticos) pero cuando se asocia a patologías psiquiátricas crónicas la estrategia farmacológica es adecuada, Desde el punto de vista cognitivo conductual se apunta a la higiene del sueño, que consiste en educar al paciente a que respete los horarios de sueño- vigilia, irse a la cama cuando tenga sueño, concientizar al irse a acostar sea con los fines de dormir o tener relaciones sexuales, y evitar actividades distractoras como ver televisión especialmente programas que activen lo emocional, evitar las bebidas alcohólicas a la noche pues alteran el ciclo del sueño, el alcohol en un primer momento genera somnolencia la persona inicia un sueño que cuando llega a su profundidad al cabo de 2-3 hs se despierta (Insomnio intermedio) no pudiendo retomar el mismo, tambien el exceso de comida e irse a acostar inmediatamente cuando aún se está realizando la digestión, mantener una temperatura adecuada en la habitación, no realizar actividades físicas extenuantes a la noche, evitar la cafeína. Desde el punto de vista cognitivo hay que dilucidar con el paciente cuales son las creencias disfuncionales que a la hora de iniciar el sueño alteran la psiquis, muchas veces las personas que se sienten agotadas por el trabajo diurno al momento de iniciar el sueño los asalta preocupaciones diversas, estas preocupaciones muchas veces están sobredimensionadas y generan angustia que impiden la relajación, esto último es muy frecuente en las personas que padecen ansiedad generalizada, las preocupaciones lo agobian y estas sobreestimadas por lo tanto es imposible para la persona despegarse de las mismas ya que para conciliar se tiene que desprender del mundo externo y relajarse para iniciar el sueño. En los casos de insomnio crónico las personas sobrestiman el tiempo de inicio del sueño y subestiman su tiempo real de sueño.
Es importante el uso de técnicas de relajación profunda utilizando la respiración abdominal generando en la exhalación más lenta aflojando las tensiones musculares. Otra técnica que puede aplicarse en la Intención paradojal que consiste en hacer lo contrario de aquello que se propone, las personas con insomnio se obligan a dormir, al no poder se angustian, en su cabeza comienza a surgir la no dominancia del sueño, entonces la intención paradojal implicaría que el paciente se acueste y trate lo mas que pueda mantenerse despierto, dejando de luchar el sueño llega más rápido. El sueño aparece cuando quiere (automatismo) si la persona se esfuerza para conciliar el sueño es seguro que no lo obtendrá. Para lograrlo se debe dar una desactivación fisiológica (se desprende de los estímulos externos) y una desactivación cognitiva (deja la persona de pensar en sus preocupaciones), cuando algunas de las dos falla aparece la alteración. Pero tambien hay que tener plasticidad, muchas veces alteraciones de horarios, por ejemplo en viajes, cambio de lugar de residencia imposibilita, exceso de trabajo, imposibilita que se tenga un sueño reparador, pues esas cosas pueden suceder, no que no implica que los días subsiguientes el organismo se reacomode y se consiga la reparación del mismo.
La utilización frecuente de las Técnicas de Jacobson que favorecen a la reducción de la tensión corporal es una de las herramientas básicas para mejorar esta alteración, su uso frecuente modifica y estimula que el organismo regule las masas corporales que se tensionan y que impiden la normal relajación del cuerpo. (Desactivación fisiológica).
Otra técnica muy utilizada llamada 4-7-8 desarrolladla por el Dr. Andrew Weil consiste en los siguientes pasos:
1.       Colocar la punta de la lengua contra el tejido de la encía que esta encima de los dientes frontales superiores, manteniendo esta posición de la lengua durante todo el ejercicio,
2.       Exhalar completamente el aire a través de la boca realizando el silbido que se produce durante el mismo.
3.       Cerrar la boca e inhalar lentamente por la nariz mientras se cuenta mentalmente hasta 4.
4.       Retener la respiración mientras se cuenta hasta 7.
5.       Exhalar completamente por la boca mientras cuentas hasta 8 y realizando el silbido por la boca como se indica en el punto 2.
6.       Asi se concluye el ciclo del ejercicio respiratorio, que se repite tres veces más hasta hacer un total de 4 ciclos.
Este ejercicio a través de del conteo mental permite obtener mayor oxigeno, cuando se retiene contando hasta 7 esto da mas tiempo al oxigeno en llegar al torrente sanguíneo, y por ultimo la exhalación en 8 tiempos ralentiza el ritmo cardíaco y libera mayor cantidad de dióxido de carbono en los pulmones.
DETECCION DE CREENCIAS DISFUNCIONALES QUE IMPIDEN EL SUEÑO:
Muchas personas especialmente las personas con un perfil obsesivo suelen presentar creencias disfuncionales como la apreciación que el sueño es una pérdida de tiempo y que el objetivo máximo es tener las condiciones necesarias para una optimización de sus funciones laborales.
Maximizar las consecuencias negativas del rendimiento personal cuando el sueño no fue reparador lo único que trae como consecuencia es una mayor ansiedad.
Tratar de planificar el dia siguiente en el momento de la conciliación del sueño, la organización del día debe hacerse dentro del dia no al momento de la noche porque rompe la dinámica. Ídem con los pensamientos respecto a una introspección de la vida y la muerte, y/o asociación si esta en duelo con las personas fallecidas, causas e imágenes mentales.
Es importante utilizar tambien como herramienta conciliadora la imaginación guiada, que es la concentración de imágenes de la naturaleza en paz observando internamente los estímulos de esa imagen, muchas veces las personas pueden retomar una imagen vista de la naturaleza sin personas y utilizando la relajación se abstiene de las preocupaciones pudiendo relajarse y conciliar.

Lic.Mónica Arcas – Psicóloga Clínica – Albarellos 2160 Martínez – 4798-9030