lunes, 7 de mayo de 2018

LA ANSIEDAD SOCIAL Y SUS DISTORSIONES COGNITIVAS



La ansiedad social es un cuadro muy frecuente de ansiedad que se caracteriza por el temor a la exposición interpersonal, desarrollando en el encuentro con otros síntomas de activación nerviosa que aumentan su inseguridad y la persona tiende a retraerse y aislarse actuando en forma directa con el aumento de una baja autoestima e impidiéndole establecer relaciones personas intimas y afectuosas.

La persona con ansiedad social siente que no tiene nada interesante para decir a otros en un encuentro interpersonal, no saben de “que hablar”, se sienten inferiores a los otros, se autoperciben raros porque se sienten torpes, ven que ante un encuentro pueden dispararse algunos síntomas muy visibles como ser están sonrojados, sudorosos, temblorosos y muchas veces hasta tartamudean o se bloquean de tal manera que les cuesta encontrar las palabras adecuadas para paliar la situación,

El pensamiento de la persona que sufre ansiedad social está plagado de errores de procesamiento de la situación que es necesario no solo que la persona afronte situaciones interpersonales sino que tambien pueda junto a la terapia cognitiva conductual modificar (reestructurar) entre estos errores encontramos:

ü Pensamiento rígido, estructurado de tipo todo nada, para los fóbicos sociales el mundo se divide en personas abiertas, fluidas, extrovertidas versus aquellos que son tímidos, raros poco importantes para el otro, que no tienen nada que aportar, pues este es un gran error, las personas por lo general en algunas situaciones son mas tímidas y no en otras dependerá la situación a la que se enfrente.

ü Suelen tener un pensamiento muy cerrado en el sentido de pensar que todo su ser esta invadido por esta timidez, y que esto es producto de un defecto interior irrevocable que tienen, pero esto tampoco es cierto, en la medida que se conoce como interpreta la persona una situación en la terapia se van cambiando por afrontamientos graduales en donde se lo instruye a nuevos modos de ver la situación hasta que tenga dominancia de la situación, situación que hace que la persona aumente su autoestima porque va observando internamente que puede actuar en forma más adecuada.

ü Suelen tener un razonamiento emocional inadecuado, se autoperciben como personas “raras” que “no encajan”, y que los demás no les va a interesar integrarlas, a priori piensan asi y su conducta lo incrementa cuando ante terceros se muestran distantes, antipáticos y muy cerrados.

ü Siempre están viendo el vaso medio vacío, minimizan los logros diciendo “cualquiera lo puede hacer” y no pueden auto percibir el logro de estos cambios que una vez que se van superando el propio paciente se entusiasma y avanza.

ü Sienten en forma exagerada y no realista la crítica de los demás y muchas veces se autoinculpan por tener ansiedad social, se etiquetan de una manera rígida e inflexible como personas fracasadas que nunca tendrán acceso a amigos y/o pareja por su condición.

ü Tienen la falsa creencia que los demás pueden advertir de sus limitaciones, y que solo el sufre de problemas de ansiedad, como si esto sería un gran defecto, cree que los demás lo critican y no lo aceptan por su timidez.

En el paciente con ansiedad social hay que realizar un entrenamiento intensivo en habilidades sociales, desarrollo de la empatía de pensamientos y sentimientos, aprender a seducir en el encuentro con otro de interés, trabajar mucho en el mejoramiento de la autoestima, asi como principalmente poder mejorar en los síntomas de activación ansiosa que gradualmente con métodos de respiración y relajación van disminuyendo.

La terapia cognitiva conductual ha sido la modalidad que mas buenos resultados está teniendo en las patologías de la ansiedad, se requiere experiencia en el tema y siempre evaluar comorbilidades con otros cuadros anímicos, adictivos o de ansiedad que puedan acompañar a la persona.



Lic Monica Arcas Psicóloga Clinica – arcasweb@gmail.co.

Albarellos 2160  Planta baja Martínez Te: 4798-9030

Las formas de apego y sus repercusiones en la clínica



La teoría del Apego desarrollada por el psicólogo británico John Bowlby habla de la relación que establece el niño con su madre en su primer contacto interpersonal, y esta forma en cómo se establece el vinculo emocional con el otro primordial genera una forma de cómo va a ir estableciendo a lo largo de la vida ese ser sus lazos afectivos. Cuando uno toma contacto con una persona en la clínica es importante detectar que tipo de forma de apego ha establecido con su familia de origen, y/o personas significativas en la primera infancia (maestros, abuelos, tíos, etc) y muchas veces es determinante en la elección de la pareja que establecen en la adultez.

Bowlby estableció en sus trabajos diversos tipos de apego que luego en la clínica del adulto se observa con mucha nitidez.

Apego seguro

En el apego seguro el infante está al lado de un adulto que cubre sus necesidades básicas y no solo eso, le deja la posibilidad de exploración del mundo circundante a  sabiendas que está protegido y seguro, por lo general este adulto establece un vinculo interpersonal no solo de protección sino que le da confianza. En la adultez los vínculos que establece son capaces de regulación emocional. Cuando este adulto tenga un hijo será capaz de transmitir seguridad al bebé, calmarlo enviándole un mensaje apaciguador de la ansiedad de que está presente y con la capacidad de protegerlo y alentarlo en su desarrollo para que gradualmente logre autonomía. De esta manera se esta desarrollando una psiquis capaz de autorregulación emocional y que tenga tolerancia a la frustración, desarrollando el control impulsivo y manejo eficaz de su autoestima.

Apego ansioso

En este tipo de apego se estableció en el vínculo primario una falla en la regulación emocional del adulto hacia el niño. Esto es muy frecuente en los pacientes que sufren trastornos de ansiedad en la adultez, por lo general han tenido madres y/o tutores con cierto hipercontrol hacia el hijo, muchas veces son madres fóbicas que se alteran frente a la exposición de sus hijos, o se adelantan a realizar tareas por ellos dando al infante el mensaje dicotómico de por un lado ser querido, pero por el otro de ser ineficaces, esto se ve mucho en los pacientes con ansiedad social, quedan temerosos e inseguros de poder hacer cosas por sí mismos, siempre necesitan la aprobación externa. Además es común que se anticipe situaciones catastróficas la madre y anule o interfiera en el niño a la normal exploración del  mundo circundante, por lo tanto el niño y luego el adulto tendrá una percepción de inseguridad y peligrosidad del mundo externo, generando un déficit en las relaciones interpersonales y en el desarrollo normal de su autoestima.

Apego de tipo independiente pero evitativo

Estos niños en su primera infancia han tenido padres que les han permitido explorar pero nos los han vigilado y dado esa seguridad de avance en la misma, sino que han potenciado su autonomía. Por lo general son padres que muchas veces están muy solos porque no pueden contar con el apoyo y/o contención de sus padres, aprenden a reprimir sus emociones. En la adultez son personas muy independientes que evitan compartir con los demás su intimidad. Por lo general se autoperciben autosuficientes y capaces y reprimen la expresión de sus sentimientos. En la clínica se manifiesta en patologías gastrointestinales y alexitimia que es la incapacidad de manifestar y expresar emociones, en lugar de la palabra aparece el dolor físico. En la adolescencia suelen tener trastornos de conducta con manifestación de agresividad y desafío, no pueden expresar el dolor a través de la identificar las situaciones que las provocan.

Apego de tipo desorganizado

Son niños que tienen comportamientos contradictorios tendiendo a la explosión, frustración e ira, presentan una actitud desafiante y dificultosa en el desarrollo con sus padres. En la adultez manifiestan sentimientos contradictorios con las personas con las que se vincula, pueden sentirse deseados pero incómodos y desconfiados en la relación, lo cual provoca en forma repetitiva.

Lic Monica Arcas Psicóloga Clinica – arcasweb@gmail.com

Albarellos 2160 Planta Baja Martínez – 4798-9030

lunes, 23 de abril de 2018


Trastornos psicológicos asociados al cáncer, Resiliencia y espiritualidad

El cáncer es una enfermedad crónica que muchas veces desde el imaginario social se asocia a la muerte. Pero afortunadamente no es asi, hoy en dia acorde a la prematurez de su diagnostico los tratamientos son eficaces con menores niveles de recaídas.

Pero hay que estar atentos a la adaptación que la paciente tiene frente a la enfermedad.

La adaptación normal es el ajuste psicosocial que mantiene la paciente frente al proceso que cada mujer deberá tratar de manejar el sufrimiento emocional que implica la patología a fin de obtener el dominio y control de los diversos acontecimientos vitales ligados con la enfermedad. En los aspectos no solo físicos-emocionales-espirituales desde lo individual sino tambien en relación a su inserción social-familiar-relacional y laboral. La idea es que el cáncer no impregne todas las áreas sino que quede acotado al tratamiento psicofisiológico y oncológico.

En la clínica los trastornos psiquiátricos más frecuentes son:

Los adaptativos

Los trastornos de ansiedad (cuadros de pánico, TAG, estrés agudo)

Trastornos depresivos

Estrés Postraumatico

Siempre hay que tomar en cuenta la morbilidad previa al momento de enfermarse.

Los trastornos adaptativos.

Son cuadros de curso breve causado por la dificultad de ajustarse a un proceso vital o evento altamente estresante (como enterarse de que está enferma) generándose síntomas emocionales y/o conductas desproporcionadas en respuesta a la presencia del estresor. Pueden suscitarse estados alterados de ansiedad, tristeza, desesperanza e ira. Todos estos que son esperables, además deben ser evaluados a nivel de escalas, para ver si los valores especialmente de ansiedad-depresión merecen un apuntalamiento farmacológico.

Trastornos de ansiedad: La ansiedad se manifiesta en diversos momentos del tratamiento.

1.         En la detección de la enfermedad y su comunicación

2.         Dentro del proceso de tratamiento, especialmente cuando es por primera vez la aparición de un proceso oncológico.

3.         Cuando ocurre un episodio de recidiva

4.         Tambien otra forma de cómo se presenta la ansiedad es en la procastinacion de estudios que demoran la detección precoz de todo proceso mórbido, especialmente en personas que han tenido antecedentes familiares.

5.         Muchas veces la ansiedad anticipatoria se manifiesta frente a los controles periódicos que las mujeres deben realizarse.

Los trastornos depresivos, se manifiestan entre un 20 a un 60%  de las mujeres enfermas de cáncer. Pero es muy importante discernir entre los efectos secundarios del tratamiento (radioterapia/quimioterapia) de los estados depresivos propiamente dichos

Hay que evaluar la triada cognitiva, la autopercepción del paciente, de su entorno y su futuro, su estilo atribucional, la desesperanza, los sentimientos de culpa y las ideaciones suicidas si aparecen aunque sean como fantasias suicidas y/o planificación, es de peor pronóstico alguien que lo manifiesta de manera tranquila que aquella que esta exasperada.

En las patologías del espectro de las psicosis debido a las características de estos pacientes suelen tener demoras en el tamizare, especialmente en las demoras a controles necesarios (mamografías. Ecografías periódicas).Tambien en las patologías psicóticas las familias tienen un amplio margen de conductas caóticas que no propician este tipo de control, pero desde mi punto de vista es muy importante que tanto médicos, como psicólogos tengamos una perspectiva más amplia y no miremos solo la patología psiquiátrica, ya que haciendo foco en esta se demora otro aspecto fundamental preventivo de estos pacientes.

Como en todo proceso mórbido que afecta en todas las dimensiones a la persona y su familia el terapeuta debe apuntar en la medida de lo posible a la Resiliencia, que es un crecimiento del sujeto con el máximo potencial ante la adversidad. La Resiliencia proviene de la física como la capacidad de resistir presión un metal y no quebrarse, en las personas es la capacidad de resistir, tolerar la presión y los obstáculos que se presentan en la vida para lograr no solo recuperarse sino sobreponerse, y salir fortalecida de un estresor tan potente como es el cáncer.

Propiciar la Resiliencia es como terapeutas ver en el paciente cuáles son sus fortalezas y acentuarlas, que el mismo logre un mayor autoconocimiento, con tenacidad en objetivos concretos, siempre con una mirada esperanzadora hacia el futuro, que genere cambios, nuevos hábitos, la utilización del humor (reírse de uno mismo) rodearse de personas positivas, emprendedoras, y principalmente sentirse que en la lucha contra esta enfermedad que hay que comprenderla, ella habla de cambios que hay que hacer, y da un crecimiento personal invaluable en la mayoría de los casos, sin perder de vista que somos seres donde el área espiritual es una de las más importantes que se deben desarrollar.

El uso de técnicas de relajación y meditación aumentan la efectividad de las células T que son las responsables de coordinar la respuesta inmune celular y las células Natural Killer (NK) responsables de destruir las células tumorales.

Fomentar la sanación es un proceso diferente a la curación. La curación viene de afuera hacia adentro, es la acción de los tratamientos médicos eficaces junto con la empatía del cuerpo tratante (oncólogo, psicólogo, nutricionista, psiquiatra), pero puede haber o no curación, afortunadamente es cada vez mayor, pero lo que sí se puede cambiar es la representación psíquica que el paciente hace de la enfermedad, la sanación es más profunda, es de adentro hacia afuera. La sanación acude a aspectos espirituales, ya que el bienestar religioso y/o espiritual mejora la calidad de vida de las personas, en el caso del cáncer, alivia la ansiedad y la depresión, disminuye el aislamiento y genera una red de contención, internamente se van instalando sentimientos profundos de paz interior esperanza, el perdon hacia uno mismo y hacia terceros, la ira se disuelve y el ser encuentra su verdadera esencia-

Rescato de David Flichman

“La mente es como el agua, cuando esta calmada y en paz, puede reflejar la belleza en el mundo, cuando esta agitada puede tener al paraíso enfrente y no lo refleja”

Es por eso que el paciente que está atravesando el proceso de cáncer debe aquietar sus pensamientos, propiciando imágenes esperanzadoras, junto a su terapeuta reestructurar esos estados de miedo, pero por sobre todas las cosas confiar en los procesos de la vida vivirlos como peldaños de crecimiento y de solidez.

“Extraído de la conferencia dada en APSA XXIII Congreso Argentino de Psiquiatría 18/4/18)”

Lic Mónica Arcas disertante

arcasweb@gmail.com