sábado, 10 de noviembre de 2018



DEPRESION PSICOTICA CARACTERÍSTICAS

La depresión de tipo psicótica se presenta como una depresión profunda, que se suman síntomas positivos de psicosis (alucinaciones, contenidos delirantes). Los mismos están asociados a ideas de culpa, ruina, preocupaciones de tipo somáticas, nihilismo que son congruentes con la alteración del humor.
Los síntomas alucinatorios que se presentan suelen incluir voces que escucha el paciente cuyo contenido está relacionado con la hostigación, por ejemplo voces que le dicen que merece morir, o de culpabilidad que los atormenta.
Siempre en los casos de depresión psicótica hay que descartar la presencia de patología orgánica que pueda ser el origen de la alteración (como en los casos de tumor cerebral, o patología tiroidea). La medicación es obligatoria, deben ser medicados con estricto control (antipsicoticos atípicos por lo general asociados a antidepresivos IRSS), esta asociación se produce porque responden en combinación, a su vez es pertinente tener psicoterapia de apoyo. Son patologías graves que suelen tener un alto índice de suicidio, y su tratamiento es de largo plazo, observando periodos de interfaz lúcida pero siempre controlados farmacológicamente. Estos tipos de pacientes deben ser atendidos por el equipo interdisciplinario, y nunca debe ser tratado con exclusividad del terapeuta por el alto nivel de sufrimiento de los pacientes y los riesgos que este cuadro conlleva.
Lic. Mónica Arcas Psicóloga Clínica 4798-9030//11 3488 2542

TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO EN ADOLESCENTES

El trastorno obsesivo compulsivo es una patología neuropsiquiátrica de curso crónico y fluctuante, se presenta en el 2% de la población tanto femenina como masculina, esta última con mayor frecuencia. Los síntomas del TOC interfieren negativamente en el desempeño escolar y las actividades cotidianas y debido a que son vistos con conductas “raras” muchas veces son blancos de bulling escolar. Si bien al TOC se lo ha denominado “epidemia oculta” porque en los primeros estadios del desarrollo de la enfermedad hay un ocultamiento por parte del joven de rituales que realiza cotidianamente ante la emergencia de pensamientos intrusivos.

Estos rituales cotidianos se van complejizando en su rigidez generando al joven fantasías de locura, es por ello que ocultan toda acción relacionada con el aspecto compulsivo. Esto genera un impacto negativo en la autoestima del adolescente que se autopercibe “raro” pero que no puede dejar de hacerlo. Es por eso que es necesario una vez detectado el cuadro de TOC, la psicoeducación tanto al joven como su núcleo familiar. Precisamente este punto es indispensable trabajarlo con los padres ya que el paciente con TOC esconde o justifica de alguna manera los rituales, y como por lo general han sido niños muy prolijos y que se enojan cuando algo se les altera, la familia participa de alguna manera de sus rituales reforzándolos, por ejemplo, joven que tiene TOC de contaminación y pasa muchas horas lavándose las manos y no permitiendo que usen sus hermanos o familiares el baño que él utiliza. A través de la Psicoterapia con TPR, el paciente va discontinuando la conducta compulsiva pero la familia colabora para que esto vaya modificándose de manera más normal.

Desde el punto de vista de la comorbilidad, el TOC infanto- juvenil está asociado a otros cuadros de ansiedad (ansiedad social, fobias específicas y pánico), a trastornos del humor (depresión mayor, distimias) trastornos del aprendizaje, Déficit de atención con hiperactividad, impulsividad, negativismo desafiante y otras áreas del desarrollo motor, lenguaje y habilidades sociales que cursan con síntomas obsesivos-compulsivos.

También hay que determinar el tipo de TOC si es de bajo insight lo cual agrava el cuadro y su pronóstico, a aquel donde el paciente se da cuenta de lo ridículo de la obsesión y del ritual pero necesita ayuda para poder librarse de los mismos, porque muchas de las obsesiones presentes en la adolescencia especialmente el miedo a la homosexualidad, o de imágenes intrusivas de contenido sexual inapropiado generan en el psiquismo vulnerable del adolescente un estado de máxima angustia que genera estados depresivos.

Lic. Mónica Arcas Psicóloga Clínica – 4798-9030 Albarelos 2160 Martínez

Consultorio Olivos: Vállate 1607 – Cel.: 15 3488 2542





.


 TRASTORNO BIPOLAR Y SME.MANIACO DEPRESIVO



El trastorno bipolar denominado psicosis maniaco-depresiva es un trastorno grave marcado por oscilaciones anormales del estado anímico. Son trastornos de larga evolución que requieren en forma excluyente tratamiento farmacológico ayudado por psicoterapia.

Se manifiesta por episodios depresivos que  giran a la aparición de estados de ánimo expansivos y eufóricos donde se observa una conducta particular caracterizada por una hiperactividad anómala estado de excitación con marcada euforia, conducta exaltada, irritabilidad que puede alternar con switch que son los virajes o hacia el polo depresivo o al maniaco. Cuando está en fase depresiva se observa en estos pacientes anergia, ideas negativas, bajo estado anímico y pueden llegar a tener ideas de suicidio.

Los periodos donde presentan un estado eufórico y expansivo son denominados estados maniacos o hipomanía que son de menor intensidad, en la fase maniaca se observan los siguientes síntomas:

Ø Verborragia y lenguaje logorreico: son pacientes que hablan sin parar en tono predominantemente alto y con velocidad del habla.

Ø Grandiosidad: Hay un aumento de la autoconfianza, inflación del self, ausencia de autocrítica.

Ø Irritabilidad: Son sensible y reactivos cuando se les contradice, tendencia a tener mal humor, sus reacciones son desproporcionadas a los hechos lo cual le trae problemas intervinculares y pueden llegar a peleas y agresión física pues no pueden frenar la impulsividad.

Ø Disminución de horas de sueño: los pacientes maniacos o hipomaniacos están tan acelerados y eufóricos llenos de energía que no tienen deseos de descanso.

Ø Pensamiento acelerado: tienen cataratas de pensamientos, esta  velocidad de pensamientos hace que salten de un tema a otro perdiendo la idea directriz.

Ø Fallas en la Funciones ejecutivas: hay un déficit  de concentración, de atención selectiva y de seguir una conversación, presentan fallas en la memoria.

Ø Hiperactividad: El exceso de energía en la fase maniaca hace que la persona presente múltiples actividades y no muestre cansancio. En los casos más graves puede aparecer inquietud extrema y acciones improductivas.

Ø Búsqueda excesiva de placer que se manifiesta en conductas patológicas como ser gastos excesivos, inversiones económicas inadecuadas, sexualidad promiscua con todo todos los riesgos que conlleva esta forma de vinculación, abuso de sustancias.

Ø Presencia de síntomas psicóticos: aparición de síntomas positivos: delirios y alucinaciones (auditivas, visuales, olfativas)

En la hipomanía no hay presencia de síntomas psicóticos, si hay un aumento de las actividades, el estado de ánimo es alto pero no de los niveles de la manía, suelen estar muy creativos, duermen poco, y presentan mayor interés en la sexualidad de lo habitual.

En la fase depresiva se observan los siguientes síntomas:

Ø Animo deprimido, el paciente presenta tristeza y sensación de vacío, acompañado de estados de angustia, desolación y tendencia al llanto.

Ø Anhedonia: No se puede contactar con el placer, las cosas que anteriormente movían su interés, dejan de importarle, incluso la sexualidad (deslibinización)

Ø Falta o aumento en el apetito: que le genera aumento o pérdida significativa de peso. Se observa más la falta de apetito.

Ø Anergia: A diferencia de la fase maniaca, en la fase depresiva hay pérdida significativa de la fuerza, hay fatiga, la sensación que todo movimiento cuesta mucho.

Ø Trastornos en el ciclo del sueño: hay episodios de hipersomnia y sueño no reparador, también hay trastornos en la conciliación del sueño y despertar temprano.

Ø Baja autoestima: El paciente en estado depresivo tiene una cosmovisión negativa de sí mismo, del entorno y no esboza proyección, se siente una carga para la familia, le invade el sentimiento de desesperanza, la vida carece de sentido y hay pensamientos de muerte.

Ø Trastornos en la concentración y en la toma de decisiones.

Ø Síntomas psicóticos: Pueden presentarse síntomas positivos a modo de alucinaciones visuales, auditivas, cenestésicas y olfativas junto a contenido delirante.

Es importante dentro del contexto terapéutico dar al paciente y sus allegados psicoeducación  a modo de enseñarles a detectar los signos de recaída que permitan el acceso precoz a la medicación y evitar el deterioro del paciente. Por otra parte es importante trabajar todo lo concerniente al manejo de situaciones estresantes, comprender la enfermedad para que no les genere emociones negativas (culpa, vergüenza) que deterioran su estado y si ver formas alternativas de manejo de las contingencias.

Lic. Mónica Arcas Psicóloga Clínica – 11 34882542

Consultorios Zona Olivos y Martínez-








domingo, 4 de noviembre de 2018

ACERCA DE LA TRICOLOMANIA


La tricolomania es un trastorno severo que se caracteriza por el arrancamiento compulsivo del pelo en determinadas zonas del cuerpo (cabeza, axilas pestañas, cejas y pubis) muchas veces esta conducta va acompañada por la ingesta del mismo a lo que se denomina tricofagia.
Cuando la persona ingiere el cabello se produce muchas veces problemas en el aparato digestivo (bolo fecal) que suele traer complicaciones serias. Las personas con tricolomania manifiestan alteraciones en las funciones ejecutivas (baja atención, concentración), también se observa una tendencia al aislamiento y evitación social por el hábito, que lo realiza en soledad y particularmente en momentos de aburrimiento.
Se presenta en niños, adolescentes y adultos. La prevalencia de este trastorno es de alrededor de 1 a 3%. Lo más habitual es la presentación de este cuadro en preadolescentes, la conducta tricolómana genera en el niño trastornos interpersonales, pues por su apariencia son objeto de bulling por parte de pares. Es una patología de curso crónico que fluctúa en su severidad.
Se presenta en una serie de momentos:
·        La persona presenta un estado particular de tensión antes de proceder al arrancamiento del cabello.
·        Cuando comete el acto siente placer momentáneo.
·        Este trastorno trae como consecuencia un alto grado de distres, con implicancias en lo social, laboral y en áreas significativas para el sujeto en su funcionamiento.
Es de distinguir la conducta de remoción del cabello en niños muy pequeños que van acompañados de rasguños, chuparse los dedos, esta conducta es evolutiva y no cumple criterios de patología.
Comorbilidad: Este cuadro es comorbido con estados de ansiedad patológica y depresión, en adultos también se observa en cuadros de T de Personalidad (TPL).
Es importante la psicoeducacion como primer paso del tratamiento, también evaluar la situación del entorno familiar, dentro de un TCC existen técnicas específicas para tratar la tricolomania, registró conductual y Prevención de respuesta. Es importante la exhaustiva evaluación de la comorbilidad y el trabajo de habilidades sociales.
Lic.Mónica Arcas Psicóloga Especialista en T.Ansiedad. Consultorio Martínez 4798-9030
Consultorio Olivos: Villate 1607 te 11 3488 2542


El psicópata un depredador



El psicópata es un ser por naturaleza depredador, tiene un comportamiento especial caracterizado a grandes rasgos por la ausencia de empatía, así como de culpa y remordimiento por sus acciones. Son insensibles, fríos, narcisistas, con amplia tendencia a la manipulación, seducción y control del objeto. Suelen observarse en la relación con el otro a quien objetiviza cuatro etapas muy diferenciadas:

1.   Captación: El psicópata elige a su objeto para satisfacer necesidades propias y especiales, porque la necesidad el psicópata es diferente al resto de las personas. Para ello se vale del tiempo de observación de la “presa especial” que puede satisfacer su objetivo.

2.   Seducción: Debido a esa previa captación, el psicópata ya “sabe” los puntos vulnerables del otro, y a partir de allí puede superficialmente seducir a su víctima que escucha lo que desea escuchar, allí el psicópata es aquel que viene a satisfacer vacios, insatisfacciones y necesidad de cariño que muchas veces tienen las personas que caen bajo sus garras.

3.   Control: El psicópata controla una vez tomada su víctima todo su accionar, por lo general es habitual que la aísle de sus contactos primarios (familia, amigos directos), ejerce sobre el partenaire un control no solo conductual sino gestual, la sola mirada de este sobre su víctima hace que esta no pueda defenderse u opinar diferente (Indefensión aprendida). Controla sus horarios, sus contactos, su teléfono, como viste, con quien habla. La persona asi se va erosionando en su autoestima quedando a merced de él.

4.   Aniquilación: Cuando se habla de aniquilación puede ser desde el punto de vista psíquico la anulación total del sujeto, ya no puede pensar en sí mismo, ni puede salir de esa relación a menos que tenga asistencia profesional adecuada y contacto cero con el psicópata y todo lo relacionado con él. Si hay violencia, es probable que la aniquilación sea real y termine con la vida de la persona.

La cosificación del otro es un punto fundamental en las estructuras psicopáticas, el otro solo “sirve temporalmente” para la satisfacción especial que su mente exige (sexual, económico etc). No le importa las consecuencias que pueden traer en el otro, no sienten culpa, remordimiento. Los psicópatas reniegan de la autoridad, ellos mismos se auto observan como autoridad, tienen sus propios códigos de ley, son personajes adictos a la adrenalina, les gustan ir a los límites, no presentan ansiedad, por eso muchas veces realizan actos que otros les es imposible de hacer. Desde el punto de vista del juicio los psicópatas tienen el juicio conservado, saben distinguir entre el bien y el mal, y en muchos casos presentan un CI mayor a lo normal especialmente los psicópatas integrados.

Lic.Mónica Arcas Psicóloga Clínica arcasweb@gmail.com

Consultorio Martínez Albarelos 2160 4798-9030

Consultorio Olivos Villate 1607 15 3488 2542



T.A.G: Preocupación patológica



La ansiedad generalizada es un cuadro de ansiedad crónica muy frecuente en la clínica caracterizado por la frecuencia insistente y repetitiva de preocupaciones , junto con un estado de alerta expectante que genera estados de tensión nerviosa con expresión sintomática (contracturas, tensión nerviosa, episodios de taquicardia, trastornos digestivos especialmente colon irritable, trastornos en el ciclo del sueño como el insomnio intermedio, etc) que les genera malestar psíquico significativo, pero que asume que la preocupación es una forma de mantener cierto control sobre situaciones que lo perturba. Su inicio asi como los períodos de  exacerbación del cuadro están relacionados con períodos de distres y de sobrecarga en el área emocional.

La persona mantiene una sobreestimación de la amenaza, no tolera la incertidumbre, tiene dificultades en la organización temporal para resolver problemas en cuanto a prioridades. Tienen por lo general un perfil perfeccionista, por lo tanto suelen desconfiar en delegar tareas y muchas veces resuelven tareas de otros, y esta actitud los lleva al agotamiento psicofísico.

 Comorbilidad con trastorno depresivo: Es la comorbilidad más frecuente en el TAG (un 40% de los pacientes con ansiedad generalizada tienen antecedentes genéticos de TDM en su historia familiar). Los cuadros de distimia asociado al TAG son tambien muy habituales pero en menor intensidad que la depresión mayor.

El paciente presenta por lo general síntomas somáticos, muchas quejas en relación al cuerpo pero no expresa síntomas clásicos de depresión o ansiedad. Es por eso que el especialista debe examinar exhaustivamente si hay depresión subclínica y además la comorbilidad con otros trastornos de ansiedad. Para ello debe valerse no solo de su conocimiento sino de la utilización de escalas validadas que marcan el grado de compromiso actual de los trastornos en curso a los efectos de ser trabajados terapéuticamente.

Comorbilidad con otros trastornos de ansiedad:

Hay comorbilidad con ataques de pánico (11%) y agorafobia muchas de las veces precedieron al cuadro de Tag. Tambien con ansiedad social (23%), fobias específicas (21%), trastornos de abuso de sustancias en menor grado (alcohol 9%) (Drogas 7%). Tambien hay asociación menor  con cuadros del espectro obsesivo y Estrés Postraumático



Antecedentes frecuentes que se presentan en la clínica de pacientes con TAG:

·         Temperamento neurótico

·         Pérdida temprana de un familiar

·         Separación de padres

·         Tendencia a sobreestimar dificultades en las áreas de salud, laboral, económicas y especialmente el tema de pérdidas y cambios.

La tendencia a sobreestimar lo negativo,  es la mala interpretación que hacen de eventos habituales, y justifican su preocupación ya que le mundo de TAG está inmerso en peligrosidades, mantienen una atención selectiva a las informaciones amenazantes o negativas a lo que se denomina sesgo atencional  y es por ello que constantemente están en estados de hipervigilancia, ya que de esta manera tienen la creencia que pueden prevenir eventos futuros negativos. Tienen incapacidad de poder resolver los problemas y la organización del tiempo. Tambien en el TAG hay una imposibilidad de poder encontrar soluciones alternativas, allí se debe centrar el tratamiento terapéutico en la modificación de las falsas creencias tan dicotómicas con que se manejan, modificando a través de técnicas de resolución de problemas y generar alternancias y una conducta proactiva. El segundo punto importante es si bien hacen el esfuerzo de desfocalizar en las imágenes negativas que generan y tratar de bloquearlas, les es imposible manejar que la ansiedad asociada con estas imágenes  se vaya extinguiendo porque no dejan de estar hiperalerta, para ello hay que acotar las preocupaciones a través de técnicas de exposición al pensamiento preocupante pero acotado en tiempo y reestructurar los mismos.

Lic Mónica Arcas Psicóloga clínica arcasweb@gmail.com

Consultorio Martínez: Albarelos 2160 4798-9030/

Olivos: Villate 1607 1134882542