jueves, 20 de julio de 2017

TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVOS Y COMORBILIDAD CON OTROS CUADROS


Existen patologías clínicas que muchas veces están asociadas a cuadros de obsesiones, si bien muchas de ellas hay que tomarlas como entidad autónoma, presentan dentro de sus síntomas pensamientos obsesivos y compulsivos.
Las enfermedades más comunes son las que presentan una dinámica compulsiva como ser la autoinjuria (compulsiones de automutilación), la dismorfobia corporal (distorsión de la imagen corporal y no aceptación de una/varias partes del cuerpo), los trastornos de alimentación (anorexia- bulimia y Trastornos de alimentación no especificados), el síndrome de Guilles La Tourette   y la hipocondría.
La autoinjuria implica un comportamiento agresivo por parte del sujeto sobre su cuerpo, es muy común en los cuadros de personalidad de tipo borderline los cortes en los brazos y piernas como una forma patológica de manejo de la angustia. Muchas veces hay que indagar si detrás de este comportamiento agresivo compulsivo hay situaciones de abuso sexual. La automutilación tambien se produce cuando la persona se daña a través de quemarse la piel, herirse los órganos genitales, lesionarse la piel a través de apretarse los granitos en la cara cuello o cuerpo provocándose que estos se infecten, o simplemente golpearse el cuerpo como una forma de autoflagelación
Pero uno podría hablar de tambien de comportamientos disfuncionales como la tricolomania (que es la compulsión de arrancarse pelo de la cabellera, cejas, pestañas  o pubis) y la tricofagia que es la ingesta de los mismos. Estos comportamientos impulsivos y reiterados debido a la tensión que presenta la persona están asociados a estados de estrés muy elevados junto con procesos depresivos que deben ser evaluados y tratados primordialmente.
Los trastornos de la alimentación son principalmente la anorexia primaria, que es un comportamiento de perdida de peso inducida por la abstinencia de alimentos, muchas veces tambien encontramos comportamientos de selección de alimentos restrictiva (sea vegana, o ortorexia) donde la persona tambien selecciona estrictamente y obsesivamente la ingesta, pero principalmente existe una alteración de la imagen corporal con las consecuencias en el organismo que eso conlleva.
En los atracones (bulimia nerviosa) hay un desenfreno de comida en forma impulsiva para luego provocarse el vómito como una forma fallida de control ante el descontrol de la ingesta, por lo general se asocia a trastornos depresivos y de personalidad. La comida compulsiva debe ser leida como formas distorsionadas de cómo el sujeto se preserva del contacto con el medio, y muchas veces hay un contenido sexual que el sujeto tiene como traumatico.
Guilles La torurette es un sindrome caracterizado por síntomas físicos (crispamiento espasmódico, fruncimiento del entecejo, parpadeo compulsivo, producir sonidos guturales, escupir, producir coprolalia (basfemar) ecoquinesis (repetir de los otros determinados gestos) es una enfermedad de origen organico y presenta repetición compulsiva de determinados síntomas mentales y motores.
La hipocondría son trastornos de la percepción donde la persona interpreta síntomas de manera distorsionada con un sesgo altamente alterado, percibe problemas de salud grave por la interpretación subjetiva de los síntomas. Está relacionada con  procesos somatoformes, pero no tienen un problema orgánico su causa es emocional los trastornos de ansiedad, la depresión el estrés psicosocial pueden dar lugar a desordenes funcionales del sistema nervioso, alteraciones digestivas (como es el síndrome de colon irritable) y la persona interpreta estas alteraciones como indicador de una enfermedad grave.
Lic Monica Arcas – 4798-9030 / 15 3488 2542


lunes, 10 de julio de 2017

TRATAMIENTO COGNITIVO CONDUCTUAL DEL TRASTORNO DE ANSIEDAD SOCIAL



En el encuadre cognitivo conductual el tratamiento psicológico de la ansiedad social debe basarse en un primer momento en la evaluación personal del cuadro y sus comorbilidades, generalmente la ansiedad social tiene asociación con trastornos de pánico, otros trastornos de ansiedad y trastornos del humor, es decir puede existir niveles altos de depresión, y en el caso de que esto aparezca primeramente debe tratarse la depresión para luego avanzar con la parte de exposición de situaciones evitadas de menor a mayor intensidad para luego trabajar terapéuticamente sobre las creencias disfuncionales y las fallas en la asertividad que aparecen en el discurso.

La base del tratamiento es la exposición gradual a situaciones temidas que despiertan ansiedad, que por lo general la persona lo evita o pospone, para ello hay que diseñar en forma personal los afrontamientos y asegurarse que las personas tienen las habilidades sociales necesarias para llevarlas a cabo. Entre ellas encontramos;

·      Iniciar una conversación con una persona no conocida.

·      Hablar en público

·      Expresar agrado, afecto a los demás

·      Defender sus derechos

·      Expresar sus opiniones incluso cuando no se está de acuerdo con el interlocutor.

·      Afrontar las críticas

·      Expresar un desagrado, enfado o molestia por una situación.

·      Saber disculparse.

·      Saber agradecer.

·      Aceptar cumplidos.



Situaciones que suscitan ansiedad social.

·      Hablar con personas de sexo opuesto.

·      Iniciar una relación afectiva

·      Iniciar relaciones sexuales

·      Hablar con personas de autoridad

·      Trabajar mientras se lo observa

·      Firmar delante de otras personas

·      Devolver mercadería que está en mal estado.

·      Entrar en un lugar donde los demás ya están sentados.

·      Interrumpir la clase preguntando algo al profesor

·      Dar un examen oral.

·      Ir a bailar.

·      Orinar en lugares públicos.

·      Realizar una fiesta.

Los pacientes con ansiedad social suelen tener mucha aprensión cuando aparecen los síntomas de activación del sistema nervioso, entre ellos encontramos miedo a transpirar profundamente frente a otros, ruborizarse, temblores de las manos y del cuerpo, problemas con la voz (voz vacilante) , tartamudeo, imposibilidad de tramitar las palabras adecuadas en una conversación.

TECNICAS PARA TRATAR LA ANSIEDAD SOCIAL.

1. Tratamiento cognitivo conductual a través de exposiciones graduadas por el terapeuta con registros.

2. Entrenamiento en habilidades sociales

3. Relajación controlada y Técnicas de Jacobson (tensión muscular)

4. Registro emocional y reestructuración cognitiva.

5. Identificación de las distorsiones cognitivas










miércoles, 28 de junio de 2017

INTERPRETACIONES ERRONEAS DE LAS SENSACIONES CORPORALES EN LOS TRASTORNOS DE ANSIEDAD



Las personas afectadas por estados de ansiedad sean agudos, o bien crónicos se encuentran en un estado de excitación del Sistema Nervioso, y por ende se vuelven muchos más sensibles a las sensaciones que aparecen en su cuerpo, hay un registro interno de estas (llamado registro interoceptivo) que promueve señales de pseudo peligro y el cuerpo se prepara para la lucha o huida, la persona malinterpreta estas señales como potencialmente peligrosas entonces el organismo activa mecanismos desencadenantes que acaban muchas veces en un ataque de pánico.
Las personas que padecen ataques de pánico son mucho más sensibles al dolor. Suelen presentar cansancio corporal frecuentemente y mantiene niveles altos de acido láctico en su nivel sanguíneo superior a lo normal, es por eso que muchas veces sienten no solo mucha tensión en los miembros inferiores sino que padecen cansancio mucho más pronunciado por el estrés que mantienen.
Los pensamientos son potentes para generar cambios en la vida de las personas, en los casos de ansiedad no tratada, las malas interpretaciones, no solo aumentan los síntomas de activación neurovegetativos, sino que condicionan la conducta, paralizando en muchos casos las actividades, promoviendo el aislamiento y potenciando las creencias erróneas que la mente ha generado. Hay un gran impacto de estos pensamientos en el cuerpo. Pero los pensamientos no provienen de la nada, sino que son construcciones de la propia mente, y cuando se activan en una crisis son muy polarizados hacia lo negativo, con predominio del pensamiento catastrófico sin reparar en la razón sino que prima el temor y construye toda una serie de imágenes negativas desproporcionadas e irreflexivas. Los niveles de ansiedad aumentan y por ende la adrenalina crece de manera tal que se acelera  la frecuencia cardiaca y el cuerpo se prepara para un nuevo ataque.
Muchas personas que padecen pánico tienen una visión dicotómica de las cosas esa rigidez del pensamiento (pensamiento en términos de todo nada) es uno de los puntos que mantienen la ansiedad, las personas perciben a la ansiedad como el producto de todos sus males, piensan en términos como que la ansiedad le viene de afuera, hay que combatirla y exterminarla, librarse de toda ansiedad, pero en realidad la ansiedad es una emoción que es parte de la vida y que la necesitamos para nuestro correcto desempeño, lo que hay que modificar son los pensamientos y acotarla de modo que no tenga niveles disfuncionales y  conductas patológicas. Detectar y modificar los pensamientos disfuncionales tales como el pensamiento catastrófico avalado por el paciente en su deficitaria lectura sintomática o vía la ansiedad anticipatoria, donde da por hecho una situación que está solo en su fantasía, trabajar las formas exageradas de ver la realidad maximizando riesgos, y llevarlos a un plano mas racional es la tarea cognitiva que debe desarrollar el paciente en su tratamiento, para tener una visión más adecuada de las situaciones y a su vez reestructurando su procesamiento, exponiéndose a situaciones que a priori considera peligrosas pero que en realidad no lo son, y manejando los síntomas de activación a partir del mejoramiento de su respiración e interpretación correcta del malestar que está teniendo, comprendiendo y elaborando los diversos conflictos que lo ha llevado a una situación de disconfort esa es la manera de abordar los diversos cuadros de ansiedad.


lunes, 12 de junio de 2017

TRASTORNO DE PANICO Y ADHERENCIA AL TRATAMIENTO FARMACOLOGICO


Las crisis de pánico son episodios muy invalidante para la persona que lo sufre, y generalmente la consulta con un psicológico especializado en el tema no es rápida, por lo tanto el agravamiento del cuadro y su asociación con episodios de depresión y agorafobia complican el cuadro. Es por ello que una vez evaluado el caso, deberá analizarse si el paciente necesita un encuadre farmacológico para mejorar su sintomatología y aprovechar al máximo la terapia cognitiva conductual. Muchos pacientes son reticentes a la indicación de la medicación pero hay que explicar el porqué de la derivación a un médico psiquiatra, en principio si los niveles de ansiedad son altos hay que bloquear farmacológicamente las crisis, por lo general en primer lugar es factible que el médico prescriba una benzodiacepina de alta potencia, esto generara la disminución de la frecuencia de las crisis, y a su vez posibilitara que el paciente pueda realizar afrontamiento a las situaciones fóbicas que está padeciendo. Es importante que el psicólogo evalué fehacientemente la comorbilidad de cada caso, es común la asociación con otros trastornos de ansiedad y con depresión. Los antidepresivos o benzodiacepinas que el médico prescribe son eficientes en cada caso y siempre debe ser cuidadosamente regulado por el profesional, es común muchas veces que al disminuir la sintomatología el paciente deje de tomarlos antes del tiempo necesario para su efecto y tenga una recaída importante que necesite volver al tratamiento inicial.
Es importante analizar los efectos terapéuticos de los fármacos asi como la posibilidad del paciente a respetar la prescripción para ello es muy necesario explicar las características del medicamentos asi como los efectos secundarios de manera tal de evitar falsas interpretaciones que suelen hacer los pacientes de los síntomas que generan no solo miedo sino falta de adherencia al tratamiento, por eso hay que explicarles el avance que han tenido los medicamentos en sus mecanismos de acción y que los mismos actúan sobre receptores específicos para actuar en una función determinada, y que la dependencia farmacológica solo se produce cuando el paciente no sigue las pautas establecidas por su medico en la cantidad y forma de ingesta de los mismos, asi como la duración del tratamiento farmacológico y el tiempo en donde el medico considera necesario acorde a los logros terapéuticos de ir retirando paulatinamente la medicación. El miedo de la mayoría de los pacientes es que los medicamentos produzcan acostumbramiento y por ende dependencia, así como tambien efecto de tolerancia que es tomar mas cantidad para producir el mismo efecto terapéutico, esto no ocurre si la persona se ajusta a las pautas marcadas por el medico y realiza los avances terapéuticos señalados por el psicólogo. Es por eso que la psicoeducacion es un pilar fundamental en el tratamiento de las afecciones de la ansiedad, el tiempo de uso de psicofármacos y la cantidad de los mismos será menor si se acompaña  por el tratamiento psicoterapéutico del tipo cognitivo conductual, y el avance del mismo proporcionara que el medico pueda ir retirando paulatinamente la medicación a modo de no producir síntomas de abstinencia. La psicoeducacion esta al servicio de hacer comprender al paciente que los trastornos de ansiedad conllevan alteraciones a nivel de la neurotransmisión donde están comprometidos algunos neurotransmisores tales como la serotonina y la noradrenalina y los antidepresivos están al servicio de inhibir la recaptacion de las mismas produciendo una mejoría en la transmisión postsinaptica. Estos fármacos son selectivos en la recaptacion de la serotonina, son seguros pues no producen letalidad en sobredosis pero en las primeras semanas de su ingesta suelen traer malestares digestivos, tales como sensación de nauseas, cefaleas, sensación de mareo, que se van disminuyendo y que producen su efecto positivo alrededor de la tercera semana de ingesta donde se estabilizan. Muchos de ellos producen disminución de la libido sexual a excepción de la Vilazodona, que es un fármaco de diseño nuevo en el mercado y que ha contemplado este efecto. De todas maneras la designación del fármaco será prescripta por el medico acorde a la historia vital del paciente.

Lic. Monica Arcas – 4798-9030-